¿Qué es el síndrome de dolor patelofemoral?

PIN ¿Qué es el síndrome de dolor patelofemoral?

El síndrome de dolor patelofemoral (SDPF) es probablemente uno de los tipos de lesiones más comunes que vemos. Parte de la razón por la que digo esto es que el SDPF es un término general que incluye varias condiciones, pero también porque lo veremos más a menudo en los individuos inactivos.

El SDPF en sí es una condición que afecta a la articulación patelofemoral (tapa de la rodilla) y a los músculos y ligamentos circundantes. Los pacientes típicamente reportarán que experimentan dolor en la parte frontal de la rodilla con actividades que aumentan la compresión de la articulación patelofemoral como subir/bajar las escaleras, sentarse con las rodillas dobladas, arrodillarse y ponerse en cuclillas.

El problema surge cuando la tapa de la rodilla no se asienta en el medio de los surcos femorales, donde debería deslizarse suavemente al doblar y enderezar la rodilla debido al cartílago articular y al líquido sinovial. Si la rodillera no está bien colocada, tenderá a deslizarse más de un lado del fémur que del otro, lo que lleva a un uso excesivo o a una sobrepresión en esa articulación que provoca dolor e irritación.

Este cambio en la orientación de la rodillera puede ser el resultado de varios factores como el uso excesivo de la articulación patelofemoral, anomalías anatómicas, debilidad muscular, desequilibrio o disfunción.

Hay ciertas estructuras que encontramos que pueden llegar a ser disfuncionales y resultarán en una desviación de cómo se desliza el casquete de la rodilla. Un escenario común es cuando el Vastus Medialis Obliquus (VMO), que es el músculo en forma de lágrima en el interior de la rodilla, es débil debido a una mala alineación de la rodilla, cirugías previas (como una reconstrucción del LCA) u otros factores.

El VMO es el principal músculo responsable de tirar de la tapa de la rodilla hacia el centro de la articulación, de modo que cuando está débil, el Vastus Lateralis (músculo externo del cuádriceps) dominará y tirará de la tapa de la rodilla lateralmente, causando una presión adicional en el exterior del fémur. La tensión a través de la banda IT debido al desequilibrio muscular alrededor de la cadera (normalmente abductores de la cadera débiles y tensión en el flexor de la cadera) también puede hacer que la tapa de la rodilla se asiente más lateralmente en el fémur.

La tensión en la pantorrilla y en los músculos isquiotibiales también puede provocar un cambio en la orientación de la tapa de la rodilla al aumentar la cantidad de presión en la parte posterior de la rodilla. La alineación de los pies y los tobillos también juega un papel importante en el movimiento de la rótula. Es a través de las quejas del paciente y de nuestro examen físico que podemos empezar a entender cuáles de estos muchos factores están causando su dolor.

Tratamiento del Síndrome de Dolor Patelofemoral

La fisioterapia es la principal opción de tratamiento para muchas de estas causas, ya que están relacionadas con la debilidad y la tensión muscular. El tratamiento consistirá típicamente en liberar las estructuras tensadas (TFL, banda IT, tendones de la corva, pantorrilla, etc.) usando masajes, estiramientos, técnicas de liberación activa o agujas secas. Sin duda le recomendamos la clínica de fisioterapia Salus Medical Clinic.

Dicho esto, el desarrollo de un programa de ejercicios apropiado para el paciente es la prioridad cuando se trata de resolver el SDPF. Comenzamos con ejercicios de fortalecimiento del cuádriceps para asegurar el apoyo de la rótula. Esto comenzará con ejercicios en los que la rodilla esté recta para reducir la presión en la articulación patelofemoral y gradualmente se incrementará a ejercicios más funcionales.

Si el paciente tiene dificultades para conectar el músculo VMO correctamente con estos ejercicios, podemos utilizar EMS para estimular el músculo con una corriente eléctrica durante los ejercicios conservadores. A partir de ahí continuamos tratando los desequilibrios musculares adicionales que podemos encontrar en la cadera o el tobillo que tendrán un impacto en la rodilla. En casos de dislocaciones repetitivas de la rótula o sospecha de fracturas, pueden ser necesarias intervenciones quirúrgicas.